Futbol Americano Preparatoria Preparatoria Roosevelt Roosevelt Rough Riders

Futbol americano de preparatoria y el COVID: los 14 equipos de E.U. de la Prepa Roosevelt dan una lección de contrastes (Por J. Brady McCollough)

Por J. Brady McCollough (L.A. Times)

Damian Avalos tiene un sueño. Es así: comienza su primer juego como mariscal de campo de los Roosevelt Rough Riders. Llevarlos a vencer a su archirrival Garfield en el “East L.A. Classic”, el primero en una década. Corre en los playoffs, impactando a toda la escena del fútbol americano de preparatoria del sur de California.

El mariscal de campo de East L.A. Roosevelt Damian Avalos y el tackle defensivo Benjamin Reyes, en el extremo derecho, hacen un entrenamiento de equipo remoto mientras practican virtualmente en la casa de Damian en Boyle Heights el 17 de diciembre (Christina House / Los Angeles Times).

Casi puede tocarlo. Y, sin embargo, a mitad de su último año, la visión se siente más abstracta con cada día que pasa. A principios de este mes, a él y a sus compañeros de equipo se les dijo que ya no podían entrenar juntos en preparación para la temporada de primavera debido al creciente número de casos de COVID-19 y hospitalizaciones, un gran golpe para la psique. Ahora Avalos tiene problemas para conciliar el sueño por la noche.

“Cuando estoy acostado en la cama, empiezo a pensar en esos pensamientos y me frustra”, dijo. “Porque yo, como una sola persona, no puedo controlar todo el estado. Pero si fuera un líder, controlaría a todos y haría que todos estuvieran seguros “.

En otro lado el país en Texas, Dewayne Coleman también tuvo un sueño al entrar en su último año. La visión fue así: llevar a sus San Antonio Roosevelt Rough Riders a los playoffs. Derrotar al poderoso vecino Converse Judson. Obtener una beca universitaria.

Incluso en Texas, donde “Friday Night Lights” no es una referencia de la cultura pop sino una forma de vida, a Coleman le preocupaba que el COVID cerrara el fútbol americano como lo hizo con su temporada de atletismo la primavera pasada. Pero Texas decidió dejar jugar a sus jóvenes, confiando en que la pasión de los chicos por el deporte los guiaría a seguir una larga lista de protocolos de salud y seguridad.

Meses después, un sábado por la tarde de diciembre, Coleman se precipitó sobre un linebacker de Judson para el touchdown ganador del juego en los minutos finales de un juego de playoffs de primera ronda. Los Rough Riders ganaron 28-21, un resultado que el San Antonio Express-News calificó como una “gran sorpresa”, y miles de fanáticos en las gradas se volvieron locos.

“El coach me mandó una poder del quarterback, y estaba decidido a anotar para mi equipo, mi escuela y toda la comunidad de Roosevelt”, dijo Coleman.

¿Y qué hay de L.A. Roosevelt? Nada sobre sopesar lo que es mejor para los adolescentes contra lo que es mejor para la salud pública es simple.

El corredor de Roosevelt, Jaylen Dears, salta sobre Jeffrey Bondoc de Judson durante su primera ronda de playoffs de fútbol americano de preparatoria Clase 6A División II en el Rutledge Stadium en Converse, Texas, el 12 de diciembre (Marvin Pfeiffer / San Antonio Express-News)

Las decisiones de las asociaciones atléticas de escuelas preparatorias estatales sobre el fútbol americano de otoño reflejaron la respuesta nacional al coronavirus. Fueron muy variados y, a menudo, impulsados ​​por las inclinaciones políticas de cada región.

Los 14 equipos de fútbol americano de la Preparatoria Roosevelt cuentan la historia, con LA, Fresno, Portland, Oregon, Seattle, Honolulu, Chicago, Washington, DC y Long Island, NY, optando por no jugar mientras San Antonio, Texas, Sioux Falls, Dakota del Sur, Johnstown, Colorado, y Kent, Ohio, organizaron sus temporadas. St. Louis y Des Moines comenzaron temporadas solamente para jugar uno y dos juegos, respectivamente.

Avalos entendió por qué California pospuso el fútbol americano, pero en ese momento asumió que habría juegos en la primavera. Respeta la gravedad del coronavirus después de contraerlo durante el verano, ya que se propagó por la casa de dos habitaciones en Boyle Heights que comparte con su madre, abuelos, hermana y tío. Avalos perdió el sentido del gusto y el olfato y luchó contra los dolores de cabeza, pero nadie de su familia murió. Sabe que tienen suerte.

Damian Avalos de East L.A. Roosevelt levanta un peso durante un entrenamiento de equipo remoto en su casa (Christina House / Los Angeles Times).

Avalos no aboga por el fútbol americano de la escuela preparatoria por encima de la salud y la seguridad. Ha visto los efectos de la pandemia en la vida real, cómo tantas vidas han sido derrocadas por las dificultades económicas, como su abuelo que perdió su trabajo.

“Me gustaría que los oficiales abrieran un camino para que todas las personas pudieran practicar el deporte que aman”. 

DEWAYNE COLEMAN, JUGADOR DE SAN ANTONIO ROOSEVELT

Pero también ha visto partidos de fútbol americano de preparación en partes del país que han sido duramente afectadas por el virus. No se siente justo, una opinión compartida por ese otro QB de los Rough Riders en el estado de la Estrella Solitaria.

“Me gustaría que los oficiales abrieran un camino para que todas las personas practiquen el deporte que aman”, dijo Coleman. “Porque es más que un juego. Es una hermandad. Es una familia. Construye tu carácter. El fútbol me ha convertido en quien soy hoy. Todavía se pueden hacer cosas para devolverle eso a alguien “.

En el verano, los chavos de L.A. Roosevelt mantuvieron la esperanza. El número de casos había aumentado durante la segunda ola de la pandemia, pero en comparación con otras partes del país, el sur de California parecía estar bien. Lo bueno para el coach de Roosevelt, Aldo Parral, fue que no tuvo que mantener a sus jugadores actualizados.

Los jugadores de East L.A. Roosevelt Benjamin Reyes, primer plano, y Damian Avalos hacen un entrenamiento de equipo remoto en la casa de Damian en Boyle Heights el 17 de diciembre (Christina House / Los Angeles Times)

“Estaban prestando atención a los números”, dijo Parral. “Todos los chavos sabían quién era el director de salud del condado de L.A. Y es chistoso porque los coaches nos convertimos en profesores de salud “.

El 20 de julio, llegó la voz de la Federación Interescolar de California de que los deportes de otoño se pospondrían hasta el semestre de primavera, con sus campeonatos de fútbol americano programados para abril.

En agosto, cuando los jugadores de Roosevelt vieron los partidos de fútbol americano de la escuela preparatoria en la televisión nacional, tenían preguntas. Muchos de ellos.

“¿Por qué están jugando y nosotros no?” preguntó un jugador en una reunión de Zoom.

Parral funcionaba ahora como profesor de educación cívica, cambiando su silbato por un libro de texto del gobierno. Afortunadamente, había pasado algunos años en el departamento de estudios sociales de Roosevelt.

“Mira”, recuerda Parral haber dicho, “Vivimos en un estado demócrata. Ellos viven en un estado republicano”.

Es posible que Parral lo haya simplificado un poco, ya que algunos estados azules eligieron jugar en el otoño.

El coach de East L.A. Roosevelt, Aldo Parral, realiza una sesión de entrenamiento del equipo por Zoom desde la sala de su casa en Alhambra (Kent Nishimura / Los Angeles Times).

Los jugadores también le preguntaron por qué a las escuelas de la sección sur de CIF, muchas de ellas en el condado de Orange, se les permitía al menos trabajar en el gimnasio juntos mientras ellos no lo hacían. Parral les dijo que hay más republicanos en esas áreas que en la ciudad y que los lugares suburbanos están menos densamente poblados.

“Y la otra cosa que tuve que explicarles es que el Distrito Unificado de Los Ángeles no tiene mucho dinero y la responsabilidad es enorme”, dijo Parral.

Así que Roosevelt permaneció en modo Zoom, los chavos mirando sus pantallas todo el día, para la escuela y fútbol americano.

“Como maestro, estoy totalmente agradecido de que nuestro sindicato esté luchando para asegurarse de que estemos protegidos y seguros”, dijo Parral. “Como coach de fútbol americano, ​​lo odio, porque quiero estar ahí con los muchachos”.

Los estudiantes y fanáticos de Roosevelt animan a los Rough Riders desde las gradas al final de su juego de playoffs de primera ronda de Clase 6A División II contra Judson en el Rutledge Stadium en Converse, Texas, el 12 de diciembre (Marvin Pfeiffer / San Antonio Express -Noticias)

Los estados que aprobaron una temporada de otoño tenían cada uno su método para tratar de adaptarse a una temporada con interrupciones relacionadas con el virus.

Ohio, obsesionado con el fútbol americano, ​​por ejemplo, acortó la temporada regular e hizo que los playoffs comenzaran en octubre en lugar de noviembre para asegurarse de que pudiera completar sus campeonatos. Eso fue contraproducente para los Rough Riders de Kent cuando su primer juego fue cancelado debido a un problema de COVID del oponente y sus dos juegos siguientes fueron eliminados por un jugador de Roosevelt que dio positivo.

“Para nuestros chavos que han sido tratados injustamente por el color de su piel o por el lugar donde viven, parecía que, hombre, había otra situación desafortunada para nosotros”.

MITCH MOORE, COACH DE ROOSEVELT EN DES MOINES, IOWA

Pero también ha visto partidos de fútbol americano de preparación en partes del país que han sido duramente afectadas por el virus. No se siente justo, una opinión compartida por ese otro QB de los Rough Riders en el estado de la Estrella Solitaria.

En la mañana de lo que se suponía que sería su segundo juego, el centro senior John Schwaben le envió un mensaje de texto a un compañero de equipo para que lo llevara al estadio.

“Amigo, el juego está cancelado. Alguien tiene COVID ”, respondió su amigo.

Eso significó 14 días de cuarentena para todo el equipo debido al rastreo de contactos. Kent Roosevelt había jugado solo dos partidos, ambas derrotas, cuando comenzaron los playoffs.

“2020 ha sido un año extraño”, dijo el coach de Kent Roosevelt, Alan Vanderink.

En Iowa, el estado dictaminó que si una escuela no ofrecía aprendizaje en persona, no podía competir en deportes. Los Roosevelt Rough Riders sabían que existía la posibilidad de que las Escuelas Públicas de Des Moines optaran por ser totalmente virtuales, pero programaron dos juegos en agosto antes de que comenzara el semestre de otoño y trataron de mantenerse optimistas.

El QB de Roosevelt, Dewayne Coleman, intenta eludir a los defensores de Judson liderados por Kameron López durante su juego de playoffs de la primera ronda de la clase 6A División II en el Rutledge Stadium en Converse, Texas, el 12 de diciembre (Marvin Pfeiffer / San Antonio Express-News)

Los Rough Riders perdieron ante la potencia de los suburbios West Des Moines Valley en su primer juego, pero se mostraron prometedores, luego le pegaron 60-10 a la escuela urbana East. La semana siguiente, se les informó que DMPS (Escuelas Públicas de Des Moines) no estaba ofreciendo clases en persona y que su temporada había terminado hasta nuevo aviso.

El entrenador de Roosevelt, Mitch Moore, estaba indignado porque las cinco escuelas del centro de la ciudad de Des Moines eran los únicos equipos en el estado que no podían jugar. Moore dice que muchas escuelas en Iowa ofrecían clases en persona, pero sus jugadores de fútbol americano asistían en línea para mantenerlos libres de COVID. De alguna manera, eso estaba permitido.

“¿En realidad somos la escuela más segura del estado y no nos dejaron jugar?” Dijo Moore. “Para nuestros chavos que han sido tratados injustamente por el color de su piel o por el lugar donde viven, parecía que, hombre, había otra situación desafortunada para nosotros”.

Los Rough Riders respondieron organizando una protesta con las otras escuelas de la ciudad. En septiembre, marcharon juntos hacia la oficina del gobernador con carteles. Los jugadores de Roosevelt llevaban las sudaderas de Black Lives Matter que Moore les había comprado durante el verano. Las porristas también vinieron para darles más espíritu.

“Todos en la ciudad sintieron el dolor de que nuestros chavos no tuvieran la oportunidad de competir y jugar”, dijo Moore.

Los jugadores de East L.A. Roosevelt Damian Avalos, izquierda, y Benjamin Reyes, derecha, levantan pesas durante un entrenamiento virtual (Christina House / Los Angeles Times).

Después de que los números de casos mejoraron durante el otoño, DMPS abrió para el aprendizaje en persona a mediados de noviembre. Moore aprovechó el momento y programó un juego para el 17 de noviembre contra North, con la esperanza de darles a los seniors una última oportunidad de jugar.

El esquinero senior Jakari Bradley había aprovechado los dos juegos anteriores del equipo para recibir una oferta de beca de la División II Upper Iowa. Moore le dijo que Iowa State de la Conferencia Big 12 había mostrado interés pero quería verlo jugar de nuevo.

La semana anterior al juego contra North, DMPS dijo que volvería al aprendizaje virtual. El juego fue cancelado.

“Podría haber cambiado toda mi vida”, dijo Bradley.

En Johnstown, Colorado, el sueño del QB senior de Roosevelt Brig Hartson era el siguiente: vencer al rival Mead Mavericks. Ganar el primer campeonato estatal de la escuela. Celebrar con su ciudad loca por el futbol americano enclavada en los campos de maíz a una hora en coche al norte de Denver.

Al principio, la asociación estatal de Colorado planeó retrasar la temporada hasta la primavera. Pero el coach de Roosevelt, Lane Wasinger, no aceptó simplemente ese edicto. Fue uno de los muchos entrenadores que presionaron en las redes sociales. Aunque esperaba que el estado invirtiera el rumbo, pidió a sus jugadores que tomaran al otoño como lo harían con el fútbol americano de primavera normalmente y que usaran el tiempo para hacerse más grandes, más rápidos y más fuertes.

El QB de Roosevelt High, Damian Avalos, prepara la cena en casa en Boyle Heights después de completar un entrenamiento de equipo remoto, una carrera de una milla y un entrenamiento en solitario adicional en el patio trasero (Christina House / Los Angeles Times).

Así que eso es lo que hizo Hartson, hasta una mañana de septiembre. Una vez que el equipo llegó para el entrenamiento con pesas, Wasinger les dijo que, después de todo, iban a tener una temporada de otoño. Tenía un horario impreso y todo.

“Todos entramos al estacionamiento y saltamos”, dijo Hartson. “Para ver un horario en papel, fue difícil de creer por un segundo”.

En Dakota del Sur, a pesar del estatus del estado como propagador del COVID, no había muchas dudas sobre si habría una temporada de otoño. Eso fue genial para los Sioux Falls Roosevelt Rough Riders, quienes ocuparon el puesto número 1 en la pretemporada.

Todavía tenían que seguir protocolos estrictos, lo que llevó a algunas conversaciones incómodas.

“Algo de eso proviene de su sistema de creencias en casa, cómo sintieron que sus derechos estaban siendo controlados un poco”, dijo el entrenador de Roosevelt, Kim Nelson, el líder de victorias de todos los tiempos del estado. “Tuvimos algunos tipos que tal vez no siempre siguieron las pautas, pero yo diría que cerca del 90% fueron bastante buenos.

“Fue difícil porque realmente tuvimos que hablar mucho sobre nuestros derechos civiles y derechos individuales, y las personas que perdieron a familiares fueron muy inflexibles sobre el uso de máscaras y tratar de que todos los demás hicieran lo mismo”.

“Estos últimos meses han sido algunos de los más memorables de mi vida. Siento mucho remordimiento por esos equipos que no llegan a experimentar esto “.

BRIG HARTSON, QUARTERBACK EN ROOSEVELT HIGH EN JOHNSTOWN, COLO.

Los jugadores de East L.A. Roosevelt Damian Avalos, en el centro, y Benjamin Reyes, a la derecha, se estiran durante un entrenamiento remoto (Christina House / Los Angeles Times).

Sioux Falls Roosevelt tiene 2,600 muchachos, mil de los cuales eligieron el aprendizaje virtual. La escuela solicitó que los estudiantes que asistían en persona usaran una máscara, pero hubo tanto rechazo de los padres que Roosevelt hizo una lista de muchachos que no tenían que usar una máscara. Los estudiantes sin máscara en cada salón de clases fueron aislados en un área diferente de los muchachos que usaban máscaras.

Los Rough Riders alcanzaron un récord de 7-0 en las semifinales estatales. Fue entonces cuando Nelson recibió la noticia de que las madres de dos de sus linieros ofensivos dieron positivo y otro liniero dio positivo luego de interactuar con un estudiante que no usaba máscara en clase.

Sin tres grandes al frente, Roosevelt perdió en las semifinales. Nelson no culpó a la situación de COVID de su equipo, pero ciertamente no ayudó.

En general, Nelson ve la temporada como un éxito.

“No supe de nadie que haya rastreado un contacto cercano o una prueba positiva a un partido de fútbol americano, o estar en las gradas junto a alguien”, dijo Nelson. “Creo que estar al aire libre fue un factor importante para mantenernos saludables”.

En Kent, Ohio, los Rough Riders cayeron en la segunda ronda de los playoffs. Gracias a esas cancelaciones anticipadas, su récord fue de sólo 1-3. Pero pudieron programar tres juegos más para terminar el año, lo que permitió a los muchachos jugar con orgullo. Se recuperaron para terminar 4-3 con una victoria sobre su rival Ravenna en la final, asegurando su primera temporada ganadora desde 2013.

“Hubo muchas emociones porque fue nuestro último juego para nuestros seniors”, dijo Schwaben. “Estábamos tristes porque el fútbol americano de prepa estaba terminando para nosotros, pero pudimos obtener la última victoria como equipo y vencer a la escuela que más odiamos. Definitivamente hay más altibajos”.

Así es como Brig Hartson llegaría a verlo también, cuando su sueño se presentara frente a él y se hiciera realidad. Johnstown Roosevelt dio la sorpresa ante Mead, el equipo que Hartson había querido vencer desde que era un niño y se puso por primera vez las hombreras y el casco, y no importaba que solo 150 fanáticos pudieran asistir al juego debido a las restricciones.

“Santo cielo, eran tan ruidosos como lo necesitábamos”, dijo Hartson.

En poco tiempo, los seguidores de Johnstown descubrieron una manera de eludir las reglas. Apilaron fardos de heno en semirremolques fuera del estadio para que la gente pudiera ver el partido desde la distancia.

Los jugadores de East L.A. Roosevelt Damian Avalos, a la derecha, y Benjamin Reyes, en el fondo, corren juntos a lo largo de 4th Street en Boyle Heights el 17 de diciembre (Christina House / Los Angeles Times).

En octubre, Wasinger recibió algunas críticas de los profesores cuando sacó a los jugadores de fútbol americano de las clases presenciales y les hizo aprender a todos de forma virtual. Eso ayudó a mantener a los Rough Riders encaminados hacia sus objetivos en el campo y, como resultado, la escuela tuvo un brote de COVID unas semanas después.

Roosevelt avanzó a la tercera aparición en el juego por el título estatal de la escuela. Los padres del equipo firmaron una petición para que se les permitiera asistir al juego en Pueblo y, una vez más, el estado aligeró las restricciones bajo presión.

Los Rough Riders perdieron ante Durango, 14-7.

“Estos últimos meses han sido algunos de los más memorables de mi vida”, dijo Hartson. “Siento mucho remordimiento por esos equipos que no llegan a experimentar esto”.

Cuando los Rough Riders de L.A. finalmente obtuvieron el visto bueno del distrito escolar para entrenar juntos en noviembre, Aldo Parral sintió un inmenso alivio.

“Por primera vez en ocho meses, llegaron a ser adolescentes”, dijo Parral.

Solo para ejercitarse con la distancia social, los jugadores tenían que ser evaluados semanalmente para detectar el COVID, entre muchos otros protocolos estrictos.

“No había sido tan feliz en mucho tiempo”, dijo el tackle ofensivo Benjamín Reyes. “No poder practicar, pasa factura. Estar en casa todo el día, realmente no es para mí “.

Sin embargo, cuando los números de casos comenzaron a aumentar lentamente alrededor del Día de Acción de Gracias, Parral supo que estaban operando con tiempo prestado. A principios de diciembre, tuvo que decirles a sus jugadores que regresarían a los entrenamientos de Zoom de lunes a jueves.

Los jugadores de East L.A. Roosevelt Damian Avalos, izquierda, y Benjamin Reyes se sientan en los escalones de la casa de Avalos después de participar en un entrenamiento virtual del equipo (Christina House / Los Angeles Times).

Ahora, una vez más, los Rough Riders solo pueden mirar los números y esperar.
“Sé que el número aumentará durante la Navidad”, dijo Avalos.

Esta Navidad en San Antonio, Dewayne Coleman pudo recordar una notable temporada senior que terminó con una derrota en la segunda ronda de playoffs, y una invitación para jugar el próximo año en la cercana Trinity University de la División III que él cree que no le habría llegado sin esta caída.

Coleman siempre se vio a sí mismo como un líder, pero jugar esta temporada de pandemia lo obligó a demostrarlo.

“A muchas personas de mi edad les gusta tomarse las cosas como una broma, y ​​el COVID es muy importante”, dijo Coleman. “Algunas personas simplemente no creen que sea real. Definitivamente ha habido mucho trabajo para los líderes de nuestro equipo, porque si no usamos nuestras máscaras o hacemos todo perfectamente, otras personas sentirán que tienen derecho a no hacerlo porque Dewayne no lo hizo “.

Por ahora, los seniors de L.A. Roosevelt no reciben ese tipo de oportunidad de crecimiento. Y por ahora, no saben si podrán jugar en “El Clásico” contra Garfield y vengarse de perder por una década.

Parral predice audazmente que este sería su año.

“Incluso si no tenemos playoffs”, dijo Reyes, “siempre que tengamos un ‘Clásico'”. “La mayoría de mi familia fue a Roosevelt”, dijo Avalos, “así que jugar en ‘The Classic’ es una de las mejores cosas que me han pasado. Cuando me digan todos los años que somos perdedores, que no volveremos a vencerlos, quiero vencer a Garfield en mi último año y salir con un anillo”.

El sueño sigue vivo, hasta el 2021. Todo lo que necesitan los Rough Riders es una oportunidad para hacerlo realidad.

Sigue a J. Brady McCollough en Twitter: @BradyMcCollough

Enlace al artículo en L.A. Times

https://www.latimes.com/sports/story/2020-12-28/high-school-football-roosevelts-coronavirus

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: