CRÓNICAS DE MEDIANOCHE DE LOS CHICAGO BEARS: LA DEFENSA SE LA PARTIÓ POR NAGY (Por Omar Ureña)

Por Omar Ureña

CHICAGO, IL. 5 de Enero, 2021.

La nieve que caía antes del juego anticipó una batalla, los tambores de guerra en el estadio sonaban fuerte y el mensaje era claro, todos los fanáticos de los Bears quieren ganar hoy.

La defensa de los Bears llegó con solo cinco balones recuperados en sus últimos 10 juegos, pero ¿a quién le importaba? Fueron a jugar con agallas, estaban ultra motivados.

Gran juego de la agresiva defensa de los Chicago Bears (Chicagobears.com)

La defensa no tardó tanto en recuperar el balón el domingo, Trevis Gipson (99) apareció abruptamente en el escenario capturando a una vieja cara de los Chicago Bears, el QB Mike Glennon, quien soltó el balón y luego fue recuperado por Nichols, quien lo regresó 12 yardas, dejando a la ofensiva de los Bears en la yarda 2 de los Giants. La ofensiva aprovechó y David Montgomery corrió un touchdown de 2 yardas, luego pateó la pelota tan alto hacia las nubes que se perdió en el firmamento de las gradas con nieve. Los Bears tenían una ventaja de 7-0.

Los fanáticos estaban entusiasmados al ver a sus Bears comenzar fuerte con la defensa, Angelo Blackson (90), quien emergió como un oso de la cueva, no dudó en matar a su presa como una cabra en la montaña, capturó a Glennon, quien estaba muerto de miedo. La ofensiva de los Bears guiada por Andy Dalton volvió a anotar en el primer cuarto, esta vez Dalton lanzó un pase de TD de 4 yardas a Darnell Mooney (11). Fue la recepción número 125 de la carrera de Mooney, la mayor cantidad de un jugador de los Bears en sus dos primeras temporadas en la NFL.

Trevis Gipson (99) captura a Glennon quien suelta la bola (Chicagobears.com)

La chispa estaba encendida, el interruptor estaba encendido y el sol estaba encendido, la temperatura no era tan mala y el sol traía energía extra para estos osos hambrientos de ganar, la defensa sabía que este era un juego especial para Nagy porque este pudo haber sido su último partido como head coach de los Bears en el Soldier Field, es como leer el libro ‘Una crónica de una muerte anunciada’ de Gabriel García Márquez. De todos modos, el coach Nagy salió a ganar, centrado en el presente, nada más. Robert Quinn era un oso desafiante listo para la acción y compartió con Gráfico Sports su forma de pensar antes del juego.

“Estaba motivado, jugando después del día de año nuevo, estando en nuestro estadio, la multitud. Estaba listo para jugar’

Lo que vimos fue una lección ejecutada por osos hambrientos desesperados por ganar, persiguiendo, cazando a los Gigantes para tenerlos en sus manos como pitufos azules. Sin embargo, Saquon Barkley estaba teniendo un buen juego terrestre. Terminó corriendo para 102 yardas en 21 acarreos, con un promedio de 4.3 por acarreo, aún así, los Monstruos de Midway no lo dejaron entrar en la zona de anotación. El segundo cuarto fue una batalla, la defensa de los Bears no estaba cediendo ningún punto en ningún nivel u oportunidad, incluso en una 4a y 5 los Bears fueron tan dominantes que los Giants fueron alimentados con golpes. Robert Quinn le dijo a Gráfico Sports que no vieron nada diferente al video y nunca vieron un punto débil en los linieros ofensivos de los Giants:

“Son jóvenes pero no débiles, simplemente los presionamos mucho”.

Por otro lado, la línea ofensiva de Chicago estaba destrozando cuerpos como olas en la costa del lago Michigan, abriendo huecos, y los dos alas cerradas dieron un gran juego, siendo duros y resistentes, no vimos a Jimmy Graham, pero Cole Kmet fue disciplinado, atrapando tres pases para 25 yardas, él y Jesse James estaban bloqueando como máquinas de acero en las fábricas en el viejo Pilsen en el lado sur de Chicago.

#85 Cole Kmet (Chicagobears.com)

Los Monstruos del Midway continuaron jugando agresivos en el segundo cuarto con safety de Angelo Blackson mientras derribaba a Devontae Booker en la zona de anotación. Cairo Santos anotó un gol de campo de 44 yardas. Chicago 22 NY Giants 3 en el medio tiempo.

Los Bears por su cuenta comenzaron a golpear al enemigo. Fue una hermosa demostración de un juego de invierno de fútbol americano para romper bocas, que revivió los ecos de los viejos juegos Giants-Bears en Wrigley Field o la icónica foto de 1964 en la que la cabeza ensangrentada del QB de los NY Giants, Y.A. Tittle es una imagen clara de cómo una defensa puede infligir tanto dolor, noqueando a la ofensiva de Nueva York con ira y escalofríos invernales.

Andy Dalton encontró una defensa de los Giants que era móvil y física, con Jaylon Smith como LB medio, amenazó a los Bears y atrapó a Andy Dalton. Él y L. Carter terminaron con una captura cada uno.

La línea ofensiva de los Bears continuó atacando con fuerza cuando llegó el momento de correr el balón, los magníficos bloqueos de la línea ofensiva en manos del centro #67 Sam Mustipher, el guardia derecho #65 Cody Whitehair. Jason Peters también tuvo un gran regreso después de perderse dos juegos por una lesión en el tobillo para bloquear de manera poderosa como tackle izquierdo y el ex liniero de los Tigres de Missouri, el novato #75, Larry Borom abrió huecos como tackle derecho.

Andy Dalton se escapa de la defensiva de los Giants (Chicagobears.com)

La protección era lo suficientemente buena para contener a los Gigantes que atacaron con cuatro, los LB de los Gigantes leían y volaban en el Skyline de Chicago, se movían como balas sellando brechas o cubriendo detrás, leyendo las maniobras de Dalton, quien como mago se escapó 14 yardas en tres carreras, moviendo las cadenas, rompiendo las cadenas en el territorio helado, al ritmo de metales y tubos industriales amplificados por el estruendo de golpes y cascos estrellando a los enemigos. La defensa de los Giants seguía luchando. Dalton estaba consciente, lanzando un pase profundo a D. Byrd para 23 yardas. Los Bears estaban en camino a la victoria.

La defensa de los Bears estaba deteniendo la ofensiva de Nueva York cada vez, la secundaria era brutal, rápida y furiosa, el sonido de un tren de medianoche en el centro de Chicago, entrando al ‘loop’ a máxima velocidad a lo largo de la Línea Roja o la Línea Azul. Los defensivos estaban ahí para golpear el tren de metal. La defensa fue dura, con Hakeem Nicks (96) de regreso para golpear cuerpos, los siete frontales estaban cerrando huecos. Con 2 capturas, Trevis Gipson registró el primer juego de capturas múltiples en sus dos años con los Bears, tiene 6.5 capturas esta temporada.

En el último cuarto, Quinn se lanzó como ráfaga para evitar contacto con el tackle izquierdo Andrew Thomas y se dirigió a capturar a Gannon con tanta furia, que forzó un balón suelto que los Giants recuperaron. Con esa captura el #94 de los Bears llegó a 18 capturas y además rompió el récord de los Bears del miembro del Salón de la Fama Richard Dent quien consiguió 17.5 capturas en 1984.

“Solo estaba tratando de agarrar el balón lo más rápido que podía, como cualquier caza quarterbacks quiere”, dijo Quinn. “Tuve esa buena explosión y sabía que tenía la esquina. El quarterback todavía estaba ahí, la secundaria tenía a su hombre, los muchachos aguantaron y pude hacer historia.”

Robert Quinn realiza su 18a captura de la temporada a Mike Glennon para romper la marca de Richard Dent de 1984 (Chicagobears.com)

Las menos diez yardas aéreas netas de los Giants el domingo fueron las terceras más bajas de un oponente de los Bears desde la fusión NFL/AFL en 1970, detrás de una actuación de menos 12 yardas de los Packers el 4 de noviembre de 1973 y una de menos 22 yardas contra los Falcons el 24 de noviembre de 1985. Los Bears generaron su cuarta intercepción con 3:36 por jugar cuando Deon Bush se llevó un pase de Glennon que fue desviado por Nichols y lo devolvió 15 yardas hasta la 15 de los Giants. La defensa de Chicago concluyó con dos pases interceptados a Mike Glennon y recuperó dos de sus tres balones sueltos.

Los Bears cierran la temporada visitando a los MInnesota Vikings, como apunta Gabriel García Márquez, es la crónica anunciada protagonizada por dos personajes que han fracasado estrepitosamente como entrenadores en jefe. Debo agradecer al coach Nagy por permitirme, como el único reportero extranjero en la sala de prensa llena de reporteros, preguntarle cuán importante fue el esfuerzo de la secundaria.

“Fue increíble, jugaron extremadamente bien, nuestros siete frontales y luego la secundaria ejecutó de la mejor manera”.

Los Bears celebran el TD de David Montgomery (Chicagobears.com)

Los Bears deberían poder cazar al siempre insistente y entusiasta pero nunca certero Kirk Cousins. Se dejó caer la pelota de año nuevo, damos la bienvenida al 2022 visualizando quién será el coach afortunado para planificar la ofensiva de alto poder en el futuro de los Bears, con su extraordinario QB Justin Fields. Pero por ahora, celebremos que la pelota de Nueva York se dejó caer en Times Square como de costumbre, mientras que en Chicago la pelota se dejó caer en el lago. Esta gigantesca bola cayó sobre los NY Giants cuando los Bears los destruyeron 29-3.

Sigue a Omar Ureña en Twitter: @omarurena_

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s