2018; ¿ESE FUE EL PEOR ENCUENTRO DE TU VIDA VERDAD SOCO? ¡NOOOO! ¡CREO QUE HA SIDO UNO DE LOS MEJORES! (Por Soco Martínez Rioja)

Por Soco Martínez Rioja

Empezando el año, el 27 de enero para ser exacta algo dentro de mí empezaba a darle un vuelco a mi vida …no tenía idea de cuán compleja, intensa, complicada y al mismo tiempo bendecida y especial sería esta temporada; era el encuentro más inesperado de mi vida y por ende inimaginable cuánto aprendería de él, de mi, de mi equipo y de mis oponentes. 

No sabía quién era ni de lo que era capaz de hacer, ignoraba la fuerza y vulnerabilidad que cohabitan dentro de mi, evadía el dolor, por miedo; desconocía el poder de mis pensamientos, de mi cuerpo y de mi fuerza de voluntad. Prescindía de un vocabulario que solo lo escuchaba en Grey ‘s Anatomy y no imaginaba lo que en realidad significaba la palabra Cáncer, pero sí sabía que, como decimos en el americano ¡esto no se acaba hasta que se acaba!

Tenía frente a mi un impresionante campo con sus respectivas yardas, con sus diagonales luciendo sus grandes haches y el reloj con el cronómetro listo para dar inicio a mi primer cuarto del encuentro pero aún no estaba perfectamente equipada, no conocía mi defensa y dudaba de la efectividad de mi ofensa, desconocía a mi banca, ni sabía quienes serían mis coaches y mi head coach, cuántas veces sentí que entrenaba sola que mi esfuerzo sería solitario, pero la realidad era otra.

Ha sido uno de mis mejores juegos porque me sacudió como ningún otro (peor que domi en scrimmage) y lo fue porque me mostró una realidad que aunque fuerte y dolorosa me confrontó conmigo misma, dándome la oportunidad de valorar y agradecer, de respetar y disfrutar la bendición de un gran entrenamiento que durante muchos años hice sin imaginar los beneficios que a la hora del juego me traería, agradecida por cada día que sigo aquí, por cada sentón para volverme a levantar, por cada tecleada que me quite, por saber explotar el hueco cuando tuve la oportunidad de escapar, por no darme por vencida ni dejar de mover las piernas siempre empujando por una yarda más y aprender cómo poder sonreír no solo con los labios sino con el alma!.  

Estoy aprendiendo a soltar cosas, personas, situaciones ¡Y me aferro a mi fe, a mis creencias y a mi Dios!  

Sé fue eligiendo y cortando mi equipo a través de los días y dejé que mis ángeles me cuidaran, aprendo diario a ver de frente a mis miedos y hablarles de tú; me tiraron una tras otra vez y una y otra vez me pondré de pie. Experimente momentos de silencio absoluto y de terrible depresión tuve momentos de soledad y de profundo dolor físico que por instantes desee salir del juego, ¡De estar en la banca!! 

¿Por qué? ¡Simplemente porque soy un ser humano con temores y debilidades con una lucha que no sabía cómo enfrentarla ni a dónde me llevaría! Con una realidad que sobrepasaba todo, que simplemente me rebasaba en todo sentido! pero poco a poco me descubrí  ¡Y me encontré con una mujer dispuesta a no dejarse vencer por nada ni por nadie! No, no ha sido fácil en ningún sentido, pero todas y cada una de las jugadas que me sorprendieron a partir del 29 de enero cuando ingresé por primera vez al hospital y durante todo ese año por ilógico que parezca fue más que increíble; ¡Porque pasé a los playoffs!.

He recibido más que el mejor coucheo, con el mejor equipo, inundado de bendiciones, lecciones de amor y sí;  ¡Dicen que soy un milagro de vida!  

¡Estoy viva! La vida, Dios con todos sus coaches a los que yo llamo emisarios me han enseñando que ante la adversidad tenemos que actuar con inteligencia y amor, porque siempre hay una gran luz, sólo que tenemos que aprender a activar, a ver, a sentir, a trabajar, cómo no va a ser de mis mejores juegos si me pusieron importantísimos retos donde descubrí lo fuerte que soy, me dió la dicha de compartir este encuentro con el mejor equipo de todos; mis hijos, mi madre, mi familia de sangre y por elección, con los amigos que están cerca y los que desde su tribuna aunque estén un poco más lejos estuvieron aquí, descubrí que existen y tengo ángeles terrenales que me cuidan, me guían, me protegen, me procuran y me regañan, ¡que me llevan de la mano con cariño y empatía! 

 ¡Cómo no sentirme afortunada y orgullosa de mis hijos, de su entereza y fortaleza, de su apoyo y amor! 

¿Cómo dejarme caer si tengo de mi mano a mi madre?, ¿Cómo sentirme desequipada si tengo al negro (César) ajustando mi barbiquejo?, ¡Cómo sentirme triste si tengo siempre la palabra de Fiore, la energía de Arán, los apapachos y sonrisas de Mich y Ren, las bromas de Coque y las porras de Chich, los mensajes de Ray y las bendiciones de Paco! ¡Cómo sentirme fea si tengo a mi madrina Silvia recordándome que no estoy mal del semblante!  ¡Cómo no sentirme importante si cuento con gente entrañable que me ha dado tanto cariño, tiempo, compañía, apoyo, cuidado! ¡Gracias Paty y Fer, gracias Dr. Juan Pablo Pantoja por ponerme en las mejores manos, Adriana Mañon, Neto, Clari, Lupe, Silvia Garcia, Jandruni, a mis hermanas de vida Cynthia, Janinitas y Maca! ¡Son lo máximo!  ¡Gracias Larisa por tu fortaleza y ejemplo!  ¡A todos mis Tepeyacos y amigos del Westminster, del club, gracias por sus bromas y complicidad! Gracias de verdad a todos y cada uno de uds que de una u otra forma han hecho que esta temporada haya tenido los mejores juegos ofensivos, que mi defensa haya sido impenetrable y eficiente, porque juntos hemos logrado una extraordinaria temporada, así ni cómo sentirme sola; soy parte del mejor equipo del mundo.

Gracias porque estoy aquí, aprendiendo de lo malo, para destruirlo y descrearlo y agradeciendo todo lo bueno, visualizando, manifestando, decretando y creando; conociendo, reconociendo y descubriendo tanto y a tanta gente maravillosa,  ¡Descubriéndome a mí como un ser único de amor y de luz perfectamente imperfecto!!!

El sobreviviente de cáncer James Conner celebra después de anotar contra Los Angeles Chargers el 2 de diciembre de 2018 en Pittsburgh (.Justin Berl/Getty Images)

¡Gracias 2018 por tantas lecciones, por tantas oportunidades y por tanto amor!  ¡Gracias por todos mis “primeros y dieces” logrando avanzar hasta las diagonales más de una vez! Sé que este fue mi primer juego de temporada, pero el que viene será aún mejor porque soy un ser privilegiado y elegido para ir a una nueva temporada, despido esta historia con agradecimiento y amor, ¡bendigo y recibo este nuevo ciclo preparándome para una nueva temporada! 

Sin duda 2018 marcaste de una manera indescriptible mi vida y vamos por otros cuatro cuartos; con todo, Here I gooooooo!!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s